APUNTES

UNIDAD 7

PRESENTACIÓN

REPASO

Kahoot

VÍDEOS

 

¿Cómo murió realmente el General Prim? 

 

 

 

 

 

 

 

IMÁGENES

 

TEXTOS

 

A las seis y media de aquella misma tarde no se veía un solo carruaje en el Retiro ni en el Parque y centenares de ellos, por el contrario, atravesaban al trote largo el paseo de Recoletos, atestado ya de gente, y seguían en confuso remolino hacia la Fuente Castellana. Jamás Viena corriendo hacia el Práter, Berlín hacia el Linden, París hacia el Bosque habían presentado espectáculo tan original y pintoresco como el que ofrecía a la puesta de sol aquella inmensa avalancha de trenes lujosísimos, la mayor parte descubiertos, atestados de mujeres de todos los tipos, de todas las edades, con trajes de colores vivos, mantillas blancas o negras, peinetas de teja y flores en la cabeza, en el pecho, en las manos, en los asientos y portezuelas de los coches, en las frontaleras de los caballos y en las libreas de los cocheros; confundiéndose, sin atropellarse en aquella barahúnda ordenadísima carruajes, caballos, jinetes, arneses, prendidos, libreas, cocheros con la fusta enarbolada, lacayos con los brazos cruzados, retintines de bocados y crujidos de látigos, efluvios de primavera y perfumes de tocador, olor a búcaro dela tierra recién regada y fragancia de lilas, azucenas y violetas; envuelto todo como en una gasa en un polvillo fino y brillante, iluminado todo con golpes de luz bellísimos por los reflejos del sol poniente, que penetraba por entre las copas de los árboles, haciendo brotar espléndidos resplandores de incendio en la plata de los arneses, los botones de las libreas y el herraje de los coches

La Rebelión de las mantillas

Dos años largos ha que ciño la corona de España, y la España vive en constante lucha […] Si fueran extranjeros los enemigos de su dicha, entonces […] sería el primero en combatirlos; pero todos los que con la espada, con la pluma, con la palabra agravan y perpetúan los males de la nación son españoles; todos invocan el dulce nombre de la patria; […] entre tantas y tan opuestas manifestaciones de la opinión pública, es imposible afirmar cuál es la verdadera, y más imposible todavía hallar remedio para tamaños males. Lo he buscado ávidamente dentro de la ley y no lo he hallado. Fuera de la ley no ha de buscarlo quien ha prometido observarla.

Abdicación de Amadeo de Saboya

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *